BLOG - LA DESPENSA DE LA REAL

Bocados de Navidad: pequeñas delicias para cualquier momento

Las fiestas navideñas no se entienden sin dulces. Más allá de turrón o roscones, hay pequeños bocados de Navidad ideales para sorprender a los invitados.

Las fiestas navideñas no podrían entenderse sin la presencia en la mesa de los dulces. Son el broche final de esas comidas familiares tan especiales, y también son la forma de agasajar a las visitas a la hora de la merienda. Pero no siempre es necesario poner en la mesa esos dulces tan elaborados. Las mejores esencias están en frascos pequeños y hay pequeños bocados de Navidad con los que triunfarás seguro.

Bocados de Navidad para un centro especial

En muchos hogares es típico colocar un pequeño centro o cuenco con frutos secos tradicionales para que las visitas puedan servirse. ¿Por qué no cambiar las almendras, nueces o avellanas por esos bocados de Navidad dulces que también son típicos de estas fechas? Hay infinidad de productos para elegir.

Además, con un poco de imaginación y buen gusto puedes conseguir un centro de mesa no solo delicioso, también muy decorativo. No hay que olvidar que estos bocados de Navidad están llenos de colorido: naranja, rojo, amarillo o marrón. ¿Cuáles elegir? Hay muchos aperitivos dulces perfectos, pero siempre hay algunos que gustan a todos:

Dátil Metsul: es una variedad de este fruto muy especial, más pequeña, dulce y húmeda que otras, por eso suele gustar a todo el mundo.

Orejón de albaricoque: son dulces, aunque ligeramente ácidos, y una auténtica delicia muy rica en minerales y vitaminas.

Higos cuello de dama: tienen un exquisito sabor dulce, mucho más que los higos negros. Secos son un auténtico manjar.

Ciruela sin hueso: es otra deliciosa posibilidad, una fruta que suele gustar a todo tipo de paladares.

Mix de pasas: las pasas siempre están presentes de un modo u otro en Navidad, por ello, son perfectas para añadirlas a ese cuenco de bocados de Navidad.

Ideas para deleitar a los invitados

Esas frutas deshidratadas pueden dar mucho juego. Hemos comenzado proponiendo hacer un pequeño centro de mesa con ellas. Pero hay muchas más formas de disfrutar de esos deliciosos bocados de Navidad y sorprender a los invitados. Una idea que siempre funciona es hacer pequeñas brochetas y bañarlas con chocolate fundido, lleva muy poco tiempo y será un postre diferente y delicioso.

Por supuesto, siempre se pueden incorporar estos bocados de Navidad a esos platos navideños que vamos a preparar. Dátiles y orejones son perfectos para rellenar asados o para hacer salsas que acompañen a la carne, las pasas combinan bien en ensaladas y cualquiera de ellos es ideal en postres y bollería de cualquier tipo.

Hay otro tipo de dulces que están presentes en fiestas durante todo el año y que también pueden convertirse en esos bocados de Navidad que salven de un apuro si aparecen vistas inesperadas. Los panchitos y almendras garrapiñadas nos recuerdan a nuestra niñez, a esas fiestas populares en las que tanto nos divertíamos.

No hay duda, los garrapiñados son esos dulces que gustan por igual a niños y a mayores, por eso, tener una pequeña reserva en Navidad siempre será buena idea. En una merienda o, simplemente para picotear después de la comida o la cena son perfectos.

Pero quienes busquen ofrecer algo realmente especial, hay productos deliciosos con los que siempre se va a triunfar. Son pequeños bocados de Navidad tan deliciosos que uno nunca es suficiente. Hablamos de arándanos deshidratados con chocolate blanco y negro, de almendras bañadas de chocolate y de fresas deshidratadas con chocolate blanco y negro.

Un pequeño cuenco con estas delicatessen en la mesa quedará vacío en cuestión de segundos, porque son mezclas de sabores exquisitas e irresistibles. Auténticos bocados de Navidad que harán que tus invitados se sientan apreciados de verdad en unas fechas realmente especiales.

Un pequeño obsequio muy especial

No solo como aperitivo dulce, estos bocados de Navidad son perfectos para ofrecer un pequeño obsequio a los que más queremos. Una bolsita con garrapiñados o con esas frutas deshidratadas bañadas en chocolate es un regalo siempre elegante y agradecido. Puedes ofrecerlo después de la cena o la comida de Navidad y los invitados estarán encantados.

Sea cual sea el tipo de aperitivo, dulce o salado que deseas ofrecer en Navidad, recuerda siempre que la calidad es muy importante. Es la que garantiza el mejor sabor, aroma y textura. Con nuestros frutos secos, frutas deshidratadas y salazones la más plena satisfacción siempre está asegurada.

Comparte este post en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.