BLOG - LA DESPENSA DE LA REAL

Operación bikini?? Cuidado con las dietas milagro!!

¿Sabías que las dietas milagro pueden ser muy nocivas para tu salud? Aperitivos La Real te explica por qué y cuál es la mejor forma de perder peso.

Probablemente todos, en algún momento de nuestra vida, hemos estado en la necesidad de perder peso para una ocasión especial. Por lo general, hay poco tiempo para abordar estos retos, como cuando se acerca una fiesta o las vacaciones de verano. Así que, en estos casos, lo habitual es recurrir a las populares dietas milagro que, aunque funcionan, han recibido muchas críticas.

Y no es para menos considerando que se basan en restringir el consumo de alimentos o algunos de ellos; algunas incluso ameritan el uso de pastillas para adelgazar que ayuden a evacuar la grasa. Los resultados se ven en poco tiempo, pero la ciencia ha demostrado que pueden tener consecuencias graves. En el siguiente artículo explicamos todo y recomendamos algunas de opciones saludables de alimentación.

Las dietas milagro más peligrosas

Dieta Crudivegana

También conocida como Raw Diet, es una de las dietas milagro más populares; principalmente por su vínculo con la filosofía de no violencia contra los animales y el medioambiente. Consiste, básicamente, en consumir únicamente productos vegetales sin procesar, omitiendo por completo los de origen animal; entre ellos, carne, pescado, lácteos o huevos.

El gran problema con esta dieta milagro ya lo conocemos: el cuerpo necesita de los aminoácidos que provee la carne de los animales. Por lo tanto, la dieta crudivegana puede generar deficiencias significativas en el organismo y, obligatoriamente, debe ir acompañada de suplementos. También puede arrojar buenos resultados para perder peso en poco tiempo, pero no es la más adecuada.

Dieta Alcalina

Existe una creencia muy extendida, tanto en el público como entre los médicos científicos de que el pH del organismo influye en su salud. Con base en ello, se cree que muchas de las enfermedades que afectan a la humanidad hoy en día se deben a un pH demasiado bajo. Y aunque puede haber evidencia de ello, esto ha dado pie a la difusión de dietas milagro para perder peso como la dieta alcalina.

Esta consiste en alcalinizar el cuerpo, es decir, aumentar su pH, a través de la dieta. La recomendación es que esté compuesto 80% de alimentos alcalinizantes y un 20% de alimentos neutros, o bien, ligeramente acidificantes. Pero hay opiniones en contra que argumentan que no hay fundamento científico real en ello. Y aunque sus ingredientes son variados, las proporciones no son muy convincentes.

Dieta Pioppi

Pioppi es un pequeño pueblo en el sur de Italia, y la alimentación de su población sirvió de inspiración para crear una de estas dietas milagro. La dieta Pioppi se considera una versión de la mediterránea pero muy baja en carbohidratos y azúcares. Y aunque su filosofía también es interesante, la privación prolongada de granos y otras fuentes de carbohidratos se considera nociva.

¿Qué recomiendan los especialistas en cuanto a pérdida de peso?

Ningún especialista que entienda bien cómo funciona el metabolismo y el cuerpo humano en general recomendará dietas milagro a sus pacientes. En cambio, enfatizará en la necesidad de un cambio de rutina que incluya una dieta rica en nutrientes, baja en grasas, azúcares y sal; así como actividad física frecuente y una buena rutina de sueño, como explicaremos a continuación.

Horario fijo para comer

Tanto la cantidad como la calidad de los productos que ingerimos influye en su efecto sobre nuestro peso corporal. Sin embargo, existe otro factor que puede influir en la pérdida de peso, incluso en las dietas milagro: el horario de las comidas. Y es que este podría determinar desde la cantidad de comidas diarias como sus porciones y composición.

Por ejemplo, una dieta milagro que proponga saltarse el desayuno podría ser muy sencilla para quienes se despierten tarde o no acostumbren desayunar. El problema llega a la hora del almuerzo; el cuerpo puede manifestar mucho apetito y, bajo ese desequilibrio químico, comer más de la cuenta para saciar el vacío anterior. En cambio, comer a una hora fija puede evitar estos atracones e incluso la necesidad de merienda.

Controlar las porciones: dile no a las restricciones

Como ya indicamos, la principal característica de las dietas milagro es la restricción. Los especialistas y la ciencia como tal han demostrado que esto es efectivo en un corto plazo; pero privarse de alimentos puede llegar a ser peligroso. La razón principal es que, al cortar el suministro de comida, también se limita el de nutrientes esenciales para el funcionamiento del organismo.

Por si fuera poco, también se sabe que las restricciones alimenticias de las dietas milagro no son sostenibles en el tiempo. Pueden funcionar durante un par de semanas, e incluso un mes o dos, pero tarde o temprano es necesario aumentar el consumo calórico. En ese momento, el cuerpo estará preparado para aprovechar el máximo los alimentos y podría subir a un peso incluso más elevado.

Consumo de agua

Como dato curioso, algunos especialistas recomiendan tomar un vaso de agua al menos 30 minutos antes de comer. Al parecer, hacer esto nos ayuda a comer justo la cantidad de alimentos que necesitamos; también evita que caigamos en los excesos, aunque aún quede comida en el plato. Y si bien este también es un consejo en las dietas milagro, funciona mejor dentro de un estilo de vida equilibrado.

Ejercicio físico

El ejercicio físico es uno de los pasos que las dietas milagro proponen saltarse; pero en realidad es uno de los pasos más importantes para una pérdida de peso saludable y, sobre todo, sin efectos yo-yo. Por medio de este, podemos perder grasa, formar músculos y desarrollar nuestra resistencia. Incluso ayuda a socializar con personas con objetivos similares, lo cual puede ser positivo.

Para empezar, la actividad física nos permite quemar las tan mencionadas calorías que buscan restringir las dietas milagro. Y no solo a través de la práctica de algún deporte; también a través de algo tan simple como subir y bajar escaleras o levantarse de la silla cada 45 minutos para ir al baño o beber agua. Por si fuera poco, esto puede incluso ponernos de buen humor y mejorar nuestra disposición.

Pero es importante advertir sobre la otra cara de la moneda. Muchas personas tienden a excusarse en el ejercicio físico para justificar malos hábitos alimenticios o el consumo de calorías extras. Y si bien este ayuda a limitar su impacto, no evita los efectos nocivos que causa el consumo excesivo de ciertos alimentos sobre la salud. Lo ideal es llevarlo equilibrado con una dieta balanceada.

Higiene del sueño

Aunque pocos lo saben, este es un punto muy importante que favorece la pérdida de peso sin necesidad de recurrir a dietas milagro. Y es que, al dormir, nuestro cuerpo también quema una cantidad significativa de calorías que se restan del consumo diario. Además, es vital para que nuestro organismo lleve a cabo sus procesos vitales y para su recuperación.

Alimentación balanceada

Con ello, desembocamos en el punto más importante de la opinión de los expertos: la alimentación balanceada. Las dietas milagro están totalmente desaconsejadas porque privan de nutrientes a nuestro organismo y están sujetas al nocivo efecto yo-yo. La evidencia científica desaconseja en absoluto esos hábitos y, en su lugar, recomienda llevar una dieta lo más variada y balanceada posible.

Los alimentos ultraprocesados no son invitados en las dietas milagro puesto que estas se basan en restricciones. Pero la ciencia recuerda que ningún alimento, por sí solo, hará engordar a una persona a menos que lo consuma con frecuencia y/o en grandes cantidades. Por lo tanto, sí se pueden comer en el marco de un régimen saludable, pero de manera ocasional y en pocas porciones.

Dieta mediterránea

Y hablando de ello, si existieran dietas milagro saludables serían las que se pueden sostener a largo plazo y que provean todos los nutrientes necesarios. Y, de hecho, existe una con este perfil y se conoce como dieta mediterránea. Como sugiere su nombre, esta se basa en la cocina tradicional de países que bañados por el Mar Mediterráneo. Por ejemplo: Grecia e Italia.

La dieta mediterránea incluye ingredientes de origen vegetal en proporciones importantes. Entre ellos, verduras, legumbres, frutas, frutos secos, semillas, cereales integrales, hierbas y especias. La principal grasa es el aceite de oliva. Mientras que las proteínas animales son pescado, mariscos, carne de aves y productos lácteos; con menor frecuencia, las carnes rojas. Los productos azucarados son poco comunes.

Comparte este post en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.