21 mayo, 2020

Vivir con menos plástico: 10 consejos para tu día a día

La mejor manera de aplicar el reciclaje es descartando el uso del plástico, aunque parece algo difícil de lograr, en realidad, vivir con menos plástico es mucho más fácil y sano. Solo hay que aplicar un poco de creatividad y empezar a pensar en la utilidad que le daremos a un producto y su empaque antes de adquirirlo. Los empaques suelen ser el mayor problema, pero siempre hay opciones para dejar de usarlos.

Vivir con menos plástico consiste en descartar el uso de este material en el día a día, la presencia de plástico puede incluir desde los alimentos que lo tienen en su empaque, hasta la ropa, muebles, productos de higiene personal o de limpieza y un sinfín de casos que poco a poco se pueden evitar. Para empezar a vivir con menos plástico es necesario evaluar un producto antes de adquirirlo, para lograrlo te presentamos estos consejos:

  1. Reponer productos: Muchos productos de higiene personal o limpieza vienen en envases pequeños que una vez consumidos son desechados, para evitar este ciclo, podemos optar por comprar una versión más grande que sirva para rellenar el envase pequeño reciclado. Funciona para el champú, desinfectante, lejía y otro tipo de ingredientes.

 

  1. Darle una oportunidad al vidrio: Muchos implementos del hogar como vasos, platos o recipientes suelen ser de plástico, a pesar de que en muchos casos es un material que conserva el olor por más tiempo. Para lograr solucionar ese problema la mejor alternativa serán los envases y frascos de vidrio reciclado.

 

  1. Aprender a comprar ropa: Debido a la industrialización del sector textil, cada vez son más y más las opciones que incluyen poliéster, un material que proviene del plástico. Para aprender a vivir con menos plástico deberemos prestar más atención a las etiquetas de la ropa y empezar a seleccionar prendas de vestir que sean más orgánicas o que no utilicen químicos dañinos.

 

  1. Apoyar a las fruterías locales: En las grandes cadenas de supermercados es común toparse con frutas y verduras empaquetadas en mallas o bandejas de plásticos. La mejor opción será seleccionar frutas en establecimientos pequeños o en las populares fruterías del barrio, que venden los productos sin empaques.

 

  1. Empieza a elaborar tus cosméticos: La industria de la belleza que fabrica millones de productos de maquillaje y embellecimiento, no solo utilizan toneladas de plástico, sino que, además, usan muchos componentes tóxicos. Para evitar ser parte de este ciclo de consumo y vivir con menos plástico, la solución serán las recetas caseras de cosméticos que pueden llegar a ofrecer mejores resultados con menor impacto ambiental.
  1. Pequeños detalles a la hora de comer fuera de casa: Es común que al visitar algún establecimiento de comida nos topemos con elementos de plástico. La simple decisión de no usarlos será un buen comienzo. Pedir pajitas ecológicas o preferir el helado en cono y no en envase de plástico será la mejor manera de empezar a vivir con menos plástico.
  1. Moldes de acero inoxidable para la repostería: Recientemente el mercado de la repostería ha empezado a utilizar los moldes de silicona, un material muy difícil de degradar. Por lo que la mejor opción para vivir con menos plástico serán los moldes de acero inoxidable que son mucho más duraderos.
  1. Higiene personal más ecológica: La higiene personal ha estado ligada por mucho tiempo a productos de plástico, como los cepillos de dientes o toallas sanitarias femeninas. Las alternativas ideales son los cepillos de dientes fabricados con bambú, o las toallas sanitarias de tela que pueden ser reutilizables para poder vivir con menos plástico.
  1. Limpieza del hogar más sencilla: En el mercado de la limpieza doméstica existen cientos de opciones embotelladas en plástico, cuando la limpieza más profunda en el hogar se puede lograr con elementos básicos como el agua y el vinagre. Empezar a usar esta mezcla, que era muy popular en el pasado, puede ser el primer paso para cambiar los hábitos que tendrán un impacto ecológico negativo.
  2. los alimentos congelados: Las alternativas de alimentos congelados que parecen más cómodas, en realidad pueden llegar a Evitar  ser dañinas para la salud, tanto por sus conservantes, como por los envases de plástico en los que están contenidas. Preferir los alimentos frescos será la mejor manera de vivir con menos plástico.

Comparte este post en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.